miércoles, 17 de octubre de 2012

Pastillitas, mejor no.

Entre una entrada y otra, siempre me decepciono, conozco gente nueva, o hay un gran cambio, etc. En este caso fue mucho y poco, al mismo tiempo. Extraño escribir, lo hago en cada volante que me dan en la calle, en cada espacio vacío de mi cuaderno de la facu, hasta incluso en la suela de la zapatillas. Ok, hay veces que me surgen ciertos problemitas...

Me cambié totalmente el color del pelo, me peleé con alguien que en vez de "alguien", tendría que ser un "nadie". Típico bobo, pero bobo bobo, eh, tanto que sale con lo primero que se le presenta, ni siquiera se pone a ver si es linda, si es simpática. El flaco, saldría hasta con la bruja de Blair. Y como siempre, me termino convirtiendo en la Madre Teresa de los giles.

Y empecé a tomar las famosas pastillas anticonceptivas, por problemas hormonales. Qué me hicieron estas divinas pastillitas? Un colapso hormonal tal, que sentí que la cantidad de hormonas que tenía cada pastillita, podría despertar a un dinosaurio. 

Mi carácter, que normalmente nunca fue muy calmo ni apacible que digamos, se tornó algo así como... Era una bruta. 

Pasaba de la felicidad extrema (Imaginenme trotando por una pradera, con vestido rosa, pájaros volando, temperatura perfecta... Hablando siempre en diminutivo. Algo así como Flanders, pero no tan irritante. Era un Barney. Era una especie de Claudio María Domínguez, pero en mujer). 

Y a los 15 minutos me sentía una asesina serial, mis enojos se desataban cual bomba de Hiroshima. Las causas siempre eran variadas, desde algún cliente tarado o simplemente necesitaba que alguien me rozaba el brazo para querer clavarle un cuchillo en la pierna. Tenía la necesidad de desatar mi furia en alguien, por las cosas malas que me habían pasado, desde algo sumamente importante, hasta que me salga un grano en la frente. Cualquier excusa era buena para enojarme.

Mientras tomaba esas pastillas, no existió en mí la sutileza, el tacto, la amabilidad ... A todos me los pasé por el culo.

Y bueno. Eso. La realidad es que nunca sentí cambios de humor del que hablan los hombres o mujeres sobre el famoso "Uy, te vino?" antes de tomarme esas pastillas. Pero, en fin, dejé esa porquería, y con el tiempo noté una gran diferencia, vuelvo a ser la P normal. 

Creo.

17 comentarios:

SantitAh dijo...

JAjajajajajajajajaja
A mí me pasa lo mismo pero antes de que me venga. Cuando me deprimo por cualquier pelotudez o estoy más irritable que de costumbre es seguro que mi querida Marta se avecina.
Y también debe ser culpa de las pastillas que vengo tomando esporadicamente desde el 2009. Capaz que ahora lo noto más porque Marta me viene más seguido gracias a las pastillas. Pero también es cierto que por culpa de esas pastillitas putas engordé como 10 kilos. Los cuales todavía conservo y que quiero que se vayan pero soy muy vaga para hacer dieta o ejercicio.

En fin, yo también terminé con las pastillas, me regularicé pero sigo teniendo esos cambios de humor antes que me venga. Y si a eso le sumamos que soy geminiana ni te cuento.

Que andes bien

La Maga dijo...

Y yo que queria tomar pastillas!!! Si me pongo asi antes de que me venga, no me quiero imaginar si empiezo a tomar las pastillitas jajajaja!!!
Que andes bien P!! Un beso grandee

Sofía dijo...

jajaja que genia! Las pastillas a mi nunca me hicieron nada. Y cuando me viene tampoco. Viva yo, iupiii, que bueno!!! jajaja.
Menos mal ue ya sos vos :)
Abrazo!!

clasica y moderna dijo...

jaja que garron igual! , a mi tampoco me hicieron nunca nada ( o no lo note),los cambios de humor pre menstrual ya son normales, lo bueno es que te crecen las tetas, yo deje de tomarlas y no se me achicaron iupiii!!! jaj.
Tal vez no eran las indicadas para vos.
Saludos

Miranda. dijo...

Wow qué fuerte lo de las pastillas! Nunca las he tomado, pero sé de efectos secundarios terribles de algunas otras -___- qué bueno que vuelvas a publicar una entrada.

Además de lo de las pastillas, también es fuerte eso de que te hicieron creer que de verdad se acabaría el mundo este año... Qué mal, no deberían pasar documentales asegurando cosas tan serias cuando niños pueden verlos... Yo oí de una niña que fue "lavada del cerebro" pero no por un documental, sino por su propio papá, que no dejaba de llamarla princesa. La convenció de que de verdad lo era, y una vez bromeó y le dijo a su madre "bruja", y la niña entró en un estado tal que no se atrevía a dormir ni acercarse a su mamá porque sentía que se transformaría en bruja... :O


No tienes por qué agradecer mi comentario anterior... No imagino lo difícil que debe ser. En mi caso, soy yo la que se las pone difícil a mi familia respecto a cosas mentales, pero en realidad casi ni lo notan porque creen que no estoy pasando por nada (y mi hermana y uno de mis hermanos pueden llegar a ser unos desgraciados y decirme cosas sumamente hirientes respecto a mis "problemas" mentales)... ¿Tu problema? ¿Cuál es ese? ¿Respecto al físico? Si no te molesta, claro, porque si no quieres hablar de eso no importa.

Qué mal que tú no puedas contar con el apoyo de tu familia por la situación en la que están, pero, y aunque apenas nos hemos hablado, no sé, tal vez algún apoyo a distancia te sirve, así que aquí estoy para cualquier cosa.

Suerte en todo...

Motherfucker (with a brain) dijo...

Y como siempre, me termino convirtiendo en la Madre Teresa de los giles.

AJAJAJAJAAJ sos una grosa, quiero tomar esas pastillas así me chupa un ovario todo (?) ah que era.
me gusta tu blog :3

Heroine. dijo...

Ay P, yo tampoco sé tu nombre, y qué bien me hizo sentir leerte en mi blog...pero lo digo en serio. Tu blos es de esos que leo hace rato y de los pocos que valoro bastante.
Espero que pronto des ese click que necesitas. No siempre basta con tener un claro ejemplo al lado...es más, en muchas ocasiones tenemos un ejemplo, pero hay cosas que pasan más por nosotros, por lo que pasa dentro de nuestras cabezas, lo que sentimos y decidimos o no hacer, o por las confusiones internas. Espero que esa realidad se vaya cambiando gracias a tus avances y que busques ayuda. Todos la necesitamos, vos también la precisas. Hacete un bien a vos misma y suerte en tu situación, que me doy cuenta de que es difícil pero no creo que insuperable.
Sí, lo del cole mejoró, ahora ando con el drama más priorizado entre todos los dramas de adolescente que tengo, que es el de mi última entrada. Pero bueno...uno tiene que aprender a activar para que las cosas cambien, no?
Yo soy de Coghlan, que queda al ladito de Villa Urquiza. Vos de dónde sos? Me da mucha intriga!
Vos me sacaste una sonrisa a mí, una interna. Gracias.
Espero que todo de a poquito vaya encaminándose de manera tal en la que te sientas mejor y más en paz.
Un beso.

Pamela dijo...

Jajajajaja! Los efectos que hace esas pastillas son varias, tendrias que a verlas buscado.
Diste un grio de 360 grados tomando eso, tu animo fue como de un leon! jajaj no estas acostumbrada, debe ser raro las primeras veces.
Pero bueno lo bueno es que volviste hacer vos!
besitos n.n

αяℓєη εїз dijo...

jajaj me dio risa lo ultimo que pusiste en negrita. Cambios de humor, por suerte ya dejaste de tomarlas.
Bueno que estes bien cuidate!
te sigo leyendo.

luis alvarez dijo...

bueno tu texto, sincero y extremo...
Te digo algo niña, malentendiste mi comentario que deje en otro blogs..Yo no quise dar consejos sobre como adelgazar, porque considero que eso es delicado, ademas respeto mucho la sensibilidad de las mujeres..al parecer tu si das consejos..
aaa..y me llamo "LUIS"..no me gustan los diminutivos..
cuidate..igual me gustaron tus textos..

P* dijo...

Jajajaja sabia que ibas a contestarme Luis. Fue sarcásmo nada mas, y lo uso mucho. Igual no es mentira, de alguna manera magica el amor me provoco eso. Me causa gracia la situación pero mi intención no fue ofender a nadie sino que en mi no resultó. Gracias por lo de mis entradas. Besos luis

luis alvarez dijo...

A mi también me causó gracia la situación, porque yo soy súper relajado siempre..Y sabía que al responderte tu me ibas a responder también..sobre el Sarcasmo, lo entiendo, porque yo soy irónico muchas veces, ¡y nunca lloro! te aviso jajaja...Y me agradó que me llamaras "luis" y no "luisito", me agrada la gente obediente jajaja
Broma :)
Hablando en serio niña "P*", he estado leyéndote, aprovechando que estoy enfermo en cama, y escribes súper bien, demasiado bien..creo que he leído 5 textos tuyos y todos son buenísimos, me gustaron mucho porque son intensos, inteligentes y entretenidos..pero algún día te superaré escribiendo! te lo prometo!
Cuidate y bendiciones niña "P*" :)

Miss Westenra dijo...

Hola P! Sisi soy yo, la misma Solchu J pero con un cambio de "direccion artistica" jaja, me sigue gustando mucho escribir pero tambien tomar fotos y autoretratos asi que por eso el blog de fotos...
Algun dia volvere a escribir!

Nunca tome las anticonceptivas y a mi tampoco me pasa eso de "cambios por andres" Asi que con esto me asustas O_O De Barney a Gotzilla hay una sooooola pastilla (?

Laucha dijo...

jajajajaj. Y está bueno no pasarse por el culo a las personas? Por ahí lo extrañas!
Tus entradas son excelentes, y también el banner, y el color blanco y y y. Hola P. Soy Laucha y estoy casi yéndome a ver un poco de futbol.


Abrazos, te empiezo a seguir desde ahoooooooooooooooora.

luis alvarez dijo...

Por una extraña razón..hoy me metí a ver tu blog, para saber si habías subido una entrada..creo que espero la oportunidad de hacer un comentario especial, algo parecido al comentario que tu me hiciste..soy "picota", lo asumo XD..
Creo que me quedaré con las ganas, por que al parecer abandonaste el blog...
bueno, igual bendiciones :)

Heroine. dijo...

Quiero leer cosas nuevas tuyas. Hace tanto que no pasaba por acá...

Paloma dijo...

Me encantó tu entrada, yo estoy tomando pastillas anticonceptivas por un tema hormonal. TAMBIÉN ME HA CAMBIADO EL HUMOR Y ME HA PASADO LO MISMO QUE A TI. El domingo me sentía muy irritada por todo, no entendía el porqué (antes sí) y mi mamá se molestó horrible conmigo, ni siquiera yo tenía la culpa (en realidad sí pero no). Tengo que seguir tomando estas cosas, la verdad es que no confío mucho en las pastillas, en general. Ah, y tampoco tuve cambios de humor cuando el día que me venía mi periodo, no era notorio, solo tenía dolores y ya.